-

Alicia Guntiñas Castillo

Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia. Miembro de la SEGO.

Ecografista nivel 3. Miembro de la SESEGO

Cirugía Ginecológica General y Endoscópica (Laparoscopia e Histeroscopia).

Técnicas de Reproducción Asistida: IAC, FIV, ICSI, … Socio de ANACER

Consulta: Instituto de Ginecología y Medicina de la Reproducción (Ordás y Palomo)

Cirugía: Clínica Cemtro (1º Cirujano), Ruber Internacional (2º Cirujano. Ayudante del Dr. Ordás)



Ver la lista de artículos sobre obstetricia publicados por Alicia Guntiñas en La Coctelera


VERSIÓN PARA PACIENTES Y ESTUDIANTES

Es un proceso infeccioso que se produce en el aparato genital femenino en el periodo puerperal (primeros 40 días postparto) y que se manifiesta con fiebre superior a 38ºC en dos ocasiones, separadas al menos 6 horas, tras las primeras 24-48 horas del parto.

Endometritis puerperal

Consiste en la infección del útero tras el parto. Ocurre con mayor frecuencia tras una cesárea; aunque su incidencia actualmente es muy baja, porque se administran antibióticos profilácticamente.
Son factores predisponentes de endometritis: parto prolongado, rotura de membranas prolongada antes del parto, presencia de vaginosis bacteriana u otras infecciones vaginales que puedan ascender.
La endometritis postparto está causada por una gran variedad de microorganismos, por lo que en su tratamiento se aplican antibióticos de amplio espectro e incluso una combinación de ellos. Si no se diagnostica precozmente puede extenderse la infección a otros órganos pélvicos y provocar una pelviperitonitis e incluso sepsis.

Infección de la episiotomía

Es poco frecuente. Se administra tratamiento antibiótico y si no mejora desbridamiento quirúrgico. En ocasiones, la infección es más profunda y se diagnostica más tardíamente. El tratamiento es antibiótico y desbridamiento quirúrgico.
En el caso de las cesáreas lo que se puede infectar es la pared abdominal. El tratamiento es similar, teniendo mucho cuidado de que no se extienda a planos profundos.